Inicio Recetas por tipos de plato Masas Cómo hacer pan de pita casero

Cómo hacer pan de pita casero

234
0
Compartir
Pan de pita

El pan de pita es un pan plano con poca miga, perfecto para acompañar el hummus. También se puede rellenar de carne, verduras, falafel de garbanzos… Es una receta árabe que se ha convertido en imprescindible en cualquier rincón del mundo.

Esta receta es en origen sin leche, sin huevo y sin frutos secos. Pero a menudo los productos industriales contienen trazas de alérgenos, por lo que es más seguro hacerlo en casa.

Para hacer pan de pita necesitarás levadura de panadería, harina de fuerza y un horno bien caliente. El pan se prepara rápido, pero hay que contar el tiempo de los levados, que suponen un total de una hora y media aproximadamente.

Estas fotos son del proceso.


Pan de pita con Thermomix®
Autor: 
Tipo de receta: Masas
Preparación: 
Tiempo de cocción: 
Tiempo total: 
Raciones: 8 raciones
 
Ingredientes
  • 20 g de aceite de oliva (2 cucharadas)
  • 4 g de levadura de panadería deshidratada (1 cucharadita) o 10 g de levadura fresca prensada
  • 1 cucharadita de azúcar
  • 270 g de agua
  • 500 g de harina de fuerza*
  • 1 cucharadita de sal
Instrucciones
  1. Pon en el vaso el aceite, la levadura, el azúcar y el agua. Programa 1 minuto / 37°C / velocidad 2.
  2. Añade la harina y la sal y programa 3 minutos / velocidad espiga. Quita el cubilete pasados los primeros segundos. Mira por el bocal cuando esté acabando el amasado para comprobar que la masa se despega de las paredes y del fondo, y que se forma una bola por encima de las cuchillas. Si la masa está demasiado seca tendrá el aspecto de bolitas disgregadas, y habrá que añadir un poco de agua y repetir el amasado. Si la masa está demasiado blanda se quedará pegada a las paredes y/o al fondo del vaso y se pegará también a las manos. Habrá que añadir un poco de harina y repetir el amasado.
  3. Vierte la masa en un bol, cubre con un paño y deja reposar 1 hora aproximadamente, o hasta que doble el volumen. También puedes dejarla dentro del vaso, con el vaso tapado.
  4. Divide la masa en 8 partes de unos 100 g cada una. Lo puedes hacer a ojo o pesar cada porción para que todos los panes sean del mismo tamaño.
  5. Forma una bola con cada porción, estirando de los bordes y pegándolos por la parte de abajo, para que quede una superficie lisa en la parte de arriba. No se trata de hacer rodar la masa sobre la mesa como si fuera plastilina.
  6. Deja reposar las bolas de masa unos 15 minutos.
  7. Estira cada bola con un rodillo para formar discos de unos 15 cm de diámetro. Deja reposar de nuevo 15 minutos.
  8. Precalienta el horno a 250°C, con una bandeja en una posición intermedia.
  9. Pon los discos de masa de 4 en 4 en la bandeja caliente del horno, con la cara lisa hacia arriba. Intenta mantener la puerta del horno abierta sólo el tiempo imprescindible para no perder temperatura.
  10. Hornea durante unos 5 minutos hasta que se hinchen y empiecen a dorarse por los bordes.
  11. Deja enfriar los panes sobre una rejilla y cúbrelos con un paño para que no se sequen si no los vas a consumir inmediatamente.
Notas
* En este tipo de masa nos interesa que se desarrolle el gluten durante el amasado para que la masa se hinche al hornear. Elige una harina con más de 12% de proteínas.

Pan de pita
Autor: 
Tipo de receta: Masas
Preparación: 
Tiempo de cocción: 
Tiempo total: 
Raciones: 8 porciones
 
Ingredientes
  • 20 g de aceite de oliva (2 cucharadas)
  • 4 g de levadura de panadería deshidratada (1 cucharadita) o 10 g de levadura fresca prensada
  • 1 cucharadita de azúcar
  • 270 g de agua
  • 500 g de harina de fuerza*
  • 1 cucharadita de sal
Instrucciones
  1. Mezcla en un bol el aceite, la levadura desmigada, el azúcar y el agua.
  2. Añade la harina y la sal y mezcla con la punta de los dedos o con varillas si no te gusta mancharte. Cuando los ingredientes estén bien integrados, saca la masa del bol y amasa sobre la mesa o la encimera, estirando y plegando repetidamente la masa. Amasa como mínimo 10 minutos. La masa debe quedar lisa y elástica, ni demasiado seca, ni demasiado pegajosa. Añade un poco de agua si estuviese muy dura, o una pizca de harina si estuviese demasiado pegajosa.
  3. Forma una bola con la masa y ponla en un bol, cubre con un paño y deja reposar 1 hora aproximadamente, o hasta que doble el volumen.
  4. Divide la masa en 8 partes de unos 100 g cada una. Lo puedes hacer a ojo o pesar cada porción para que todos los panes sean del mismo tamaño.
  5. Forma una bola con cada porción, estirando de los bordes y pegándolos por la parte de abajo, para que quede una superficie lisa en la parte de arriba. ¡No se trata de hacer rodar la masa sobre la mesa como si fuera plastilina!
  6. Deja reposar las bolas de masa unos 15 minutos.
  7. Estira cada bola con un rodillo para formar discos de unos 15 cm de diámetro. Deja reposar de nuevo 15 minutos.
  8. Precalienta el horno a 250°C, con una bandeja en una posición intermedia.
  9. Pon los discos de masa de 4 en 4 en la bandeja caliente del horno, con la cara lisa hacia arriba. Intenta mantener la puerta del horno abierta sólo el tiempo imprescindible, para no perder temperatura.
  10. Hornea durante unos 5 minutos hasta que se hinchen y empiecen a dorarse por los bordes.
  11. Deja enfriar los panes sobre una rejilla y cúbrelos con un paño para que no se sequen si no los vas a consumir inmediatamente.
Notas
* En este tipo de masa nos interesa que se desarrolle el gluten durante el amasado para que la masa se hinche al hornear. Elige una harina con más de 12% de proteínas.

 

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Puntúa esta receta: