Inicio Blog Cómo usar las semillas de lino para sustituir al huevo

Cómo usar las semillas de lino para sustituir al huevo

1285
2
Compartir
Semillas de lino

Durante mucho tiempo he utilizado preparados comerciales para sustituir al huevo. Pero estos productos no siempre son fáciles de encontrar, y resultan algo caros para quien va a hacer un uso puntual de ellos. En muchas recetas se sustituye el huevo por semillas de lino y agua. Las semillas de lino son fáciles de encontrar, tienen un precio razonable y se pueden consumir de muchas maneras, no sólo como sustituto del huevo. Pero, ¿cómo se utilizan las semillas de lino para sustituir al huevo?

Las semillas de lino contienen mucílago (fibra soluble). Al remojarlas se forma un gel, muy parecido a la clara de huevo. 

El gel preparado con semillas de lino se puede emplear en masas como bizcochos, galletas, crepes, tortitas (o panqueques)…

Puedes obtener el gel de las semillas de lino de tres maneras diferentes.

1. La más sencilla. Pon a remojo una cucharada de semillas de lino (10 g) con dos cucharadas de agua (20 g) por cada huevo que quieras sustituir. El tiempo necesario para que se forme el gel dependerá de la temperatura del agua. Si usas agua caliente, el gel se formará más rápido, entre 15 minutos y 1 hora. Con agua fría, tardará varias horas. No hace falta colar el gel para utilizarlo: añádelo junto con las semillas a la masa y aprovecharás los nutrientes de las semillas de lino, que son muchos. El sabor de las semillas es suave, parecido a la nuez. No estropeará la receta.

2. La más rápida. Muele una cucharada de semillas de lino (10 g) por cada huevo que quieras sustituir, y mezcla con cuatro cucharadas de agua (40 g). Puedes moler las semillas con un procesador de alimentos, Thermomix®, picadora o molinillo. La harina de semillas de lino (o harina de linaza, pues también se comercializa con este nombre) se convierte casi instantáneamente en gel al mezclar con el agua. Supongo que, como yo, tendrás la tentación de moler 100 o 200 g de semillas y guardarlos para tus próximas recetas. Se desaconseja hacerlo, porque los nutrientes de las semillas se pierden a las pocas horas de molerlas. Es preferible moler sólo la cantidad que vayas a consumir en ese momento. Y no comprar la harina, claro, sino las semillas.

3. La más sorprendente. Mezcla 15 g de semillas de lino con 150 g de agua y lleva a ebullición. Deja cocer a fuego medio durante unos 15 minutos, hasta que el agua se vuelva viscosa. Para separar el gel de las semillas, cuela la mezcla cuando todavía está caliente. Cuando se enfría, el gel se vuelve aún más espeso, y es más dificil que pase por el colador. El gel que se obtiene es prácticamente igual que la clara de huevo. Déjalo enfriar antes de utilizarlo. Se conserva hasta cuatro días en la nevera. Si preparas un gel muy denso, se podría incluso montar. Pero no cuaja al calentarlo, ¡¡no intentes hacer una tortilla!!

Más información sobre el lino y sus semillas:

El lino es una planta que se cultiva con éxito en casi cualquier clima, razón por la que su cultivo está muy extendido. No sólo se aprovecha la fibra en la industria textil. Las semillas se utilizan con fines médicos, cosméticos y se han popularizado para perder peso debido a su alto contenido en fibra. Las semillas de lino son fáciles de encontrar en herboristerías y en la sección de dietética de muchos supermercados.

Las semillas de lino son muy ricas en ácidos grasos omega 3, ácidos esenciales para nuestro organismo que se encuentran también en algunos pescados y que ayudan a prevenir enfermedades cardíacas. Si eres alérgico al pescado, las semillas de lino pueden ser una buena buena fuente de omega 3 para ti. Además de mejorar la digestión por su contenido en fibra, las semillas de lino regulan el colesterol, mantienen una buena circulación sanguínea y tienen efectos beneficiosos sobre procesos artríticos, reumáticos y artrósicos. Tienen un alto poder antioxidante y son ricas en minerales (calcio, fósforo, potasio, magnesio) y vitaminas (B, C y E).

Compartir
Artículo anteriorRoscón de Reyes sin leche y sin huevo
Artículo siguienteMazapán de chufa, sin huevo, sin frutos secos
No soy cocinera, pero mis mejores momentos son quizá los que paso en la cocina. Soy incapaz de seguir una receta al pie de la letra. Me gusta comer sano y la repostería y soy fan de Thermomix®.

2 Comentarios

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here